Principios Deontológicos En La Ciberética

https://i1.wp.com/verbopalin.org/images/principios.jpgLa Ciberética, o ética de Internet, la podemos sintetizar en cuatro principios, que se han bautizado con el nombre del PAPA de la ética de Internet.

Esta expresión no hace referencia a algún Papa o Sumo Pontífice que se haya hecho eco especial de las preocupaciones éticas de Internet; ni siquiera a algún autor a quien pueda denominarse el “padre” de la ética del Internet.

Se emplea esta expresión por las iniciales de los cuatro conceptos clave que se han acuñado en la ética de Internet: Privacy, Accuracy, Property and Access – (Privacidad, Exactitud, Propiedad y Acceso).

Los cuatro principales desafíos éticos en la edad de la información:

* Los problemas relacionados con el mundo de la intimidad y vida privada de las personas

* Los problemas relacionados con las exigencias de la exactitud, verdad y objetividad en la información

* Los problemas relacionados con la propiedad intelectual en Internet

* Los problemas relacionados con las normas, regulación y límites en el acceso a la Información en Internet

Seguridad de los Sistemas

Incluso cuando los creadores y los que mantienen las bases de datos trabajan juntos para maximizar la intimidad, las cosas pueden también escaparse de las manos. En el pasado, no siempre se ha dado a la seguridad de los sistemas la atención que necesita, y cuando un hacker entra en el sistema, la única cosa que puede proteger los datos son las buenas intenciones del hacker.

Desafortunadamente, estas buenas intenciones no siempre existen. Si, bajo esas circunstancias, la información que se ha mantenido confidencial se hace pública, se puede argumentar que el administrador del sistema cuya seguridad ha fallado ha incumplido la obligación ética de proteger la intimidad del dueño de la información.

Y entonces, para poner las cosas peor, incluso si tu máquina es segura, si tu no codificas con efectividad los datos estos pueden ser interceptados por una tercera persona y ser leídos.

Actualmente, esta técnica conocida como “sniffing” (“husmeadores”) es muy a menudo utilizada para captar contraseñas válidas, pero lo mismo puede hacerse para captar otros datos. Aparentemente la única solución es codificar los datos utilizando la criptografía.

Aspectos ético-jurídicos de la Ciberética

Después de lo expuesto hasta ahora en este apartado concluimos que será preciso regular jurídicamente el respeto al derecho a la intimidad y a la vida privada en el uso de Internet. Pero, no seamos ingenuos, la legislación no constituye una panacea remedial a estos problemas. Las innovaciones informáticas caminan muy por delante de las legislaciones.

Es opinión bien compartida que el recién nacido Código de Derecho Penal español no tiene capacidad para hacer frente a los nuevos delitos que se cometen actualmente en Internet, como por ejemplo el delito llevado a cabo por dos estudiantes en Vic con tráfico de pornografía y erotismo infantiles.

Lo que se necesita, ante todo, es un refuerzo del compromiso profesional y la responsabilidad ética tanto por parte de los profesionales como por parte de los usuarios de las redes de Internet, y muy en particular de los servidores, las compañías que hacen las conexiones y transmisiones a la red Internet que deberían tener y someterse a un código deontológico propio. Sin un plus de responsabilidad moral capaz de aceptar la sacralidad del derecho de las personas a su intimidad y a su vida privada, Internet constituirá una continua amenaza y el riesgo de que alguien husmee en nuestras vidas y espacios reservados.

NUEVAS EXIGENCIAS – Accuracy – Exatitud

Podríamos hablar de tres mundos: el mundo de las cosas, de los objetos físicos, de la realidad objetiva (el primer mundo); el mundo de las percepciones y experiencias subjetivas (el segundo mundo) y el mundo de las “afirmaciones en sí mismas”, el mundo construido por la mente humana, el tercer mundo. Este tercer mundo equivale hoy al ciberespacio, la cibercultura, la realidad virtual.

Un nuevo territorio construido a través de las nuevas tecnologías de la información, especialmente Internet, donde hoy se produce un nuevo tipo de interacción y relación interhumana. Un nuevo territorio imprescindible hoy para la vida de nuestras sociedades y que afecta a nuestras formas de percibir la realidad, entender el mundo y relacionarnos y entendernos entre nosotros.

En cada uno de esos mundos la exactitud, la verdad, la veracidad y objetividad tenían unos contenidos concretos, una definición determinada, unas finalidades y funciones precisas.

Actualmente en ese tercer mundo, el del ciberespacio y la realidad virtual, estos conceptos se producen en nuevas condiciones y requieren nuevas formas, exigencias y aplicaciones. Pero no son menos importantes y determinantes para la construcción de este tercer mundo, que lo fueron para los otros. Su distorsión comporta nuevos peligros, como los que comportó la falsedad, el engaño y la mentira en los otros dos mundos precedentes.

Si el mundo primero, haciendo referencia de nuevo a la clasificación popperiana, la verdad, objetividad y exactitud, hacía referencia a la conformidad entre las cosas reales y la construcción mental, en el mundo tercero se trata de la fidelidad y honestidad en la transmisión de los mensajes informativos.

El reto de la “ Accuracy – Exatitud ” hace referencia en este ciberespacio al tema de los virus, los hackers… capaces de convertir la información en desinformación destructiva, sea por interés competitividad o simplemente reto y divertimento personal.

Según los textos de los códigos éticos de la informática del que disponemos, el profesional de esta ciencia (webmaster), por lo que toca al epígrafe en cuestión, tiene dos caminos a elegir: o es claro y exacto, independiente en su quehacer cotidiano y en la transmisión de la información, o, por el contrario, no debe transmitir información falsa o exagerada.

Property – Propiedad: El mundo de la propiedad intelectual en la esfera Internet

El libre acceso que se concede a todo posible usuario de la red de Internet no significa la renuncia abierta a toda forma de propiedad intelectual sobre lo considerado creación propia. Es cierto que Internet comporta una mayor libertad de acceso y, con frecuencia, más dificultades para marcar cuáles son las ideas propias y las prestadas, y es también cierto que la enorme disponibilidad de fuentes que ofrece, permite tener la impresión de haber entrado en una nueva comunidad mundial donde todo es de todos, donde toda idea puede considerarse el fruto de una creación anónima y colectiva.

No obstante, toda forma de plagio o apropiación tanto del hardware, como del software, toda forma de apropiación de algo que otros han creado constituye un atentado a las más elementales formas de propiedad intelectual, que tiene toda persona sobre lo que ha creado y considera una obra original y personal.

Pirateo de la “propiedad intelectual”

Algunos nuevos usuarios de la red pueden pensar que Internet es un espacio sin leyes, donde todo está permitido, donde se podría publicar sin problemas cualquier cosa.

Internet permite reproducir y distribuir una aplicación, un texto, una canción mucho más eficazmente que con disquetes, fotocopiadoras o magnetófonos. Pero todos estos medios de reproducción sirven ya para pirateos que los poseedores de “propiedades intelectuales” combaten con muchas dificultades.

Todos tienen la obsesión de que la cultura de libertad de Internet unida a la tradición de publicar gratuitamente aplicaciones y documentos se traduce en una negación masiva de la propia noción de copyright y de derechos de autor. No creo que estos temores sean fundados. El pirateo existía ya antes de Internet y se sabe cómo combatirlo, por ejemplo persiguiendo la posesión de aplicaciones sin certificado de origen. Habrá que educar también a los usuarios de la red, hacerles comprender la necesidad de respetar los copyright y derechos de autor, cosa que no debiera ser demasiado difícil” .

Derecho de autor y difamación

Comprar una conexión a Internet no da derecho a violar el copyright ni a difamar al vecino. Pero ninguna autoridad es capaz de ejercer a priori ningún tipo de censura. El control sólo se puede efectuar después de que la información haya sido publicada.

El derecho de propiedad intelectual en Internet

El derecho de autor en Internet es uno de los temas más traidos y llevados de la Ética de Internet. Aparece reflejado bajo las más diversas formas, piratería de software, copyright, derecho de autor, propiedad intelectual. En Internet los derechos de autor son poco menos que imposibles de controlar. Internet permite reproducir documentos con mayor facilidad y alcanzando a más personas que los discos, fotocopiadoras, magnetófonos, vídeomagnetoscopios y fotos.

La gravedad ética radica en la magnitud del alcance que es inconmensurable y la imposibilidad de controlar el derecho de autor.

Access – Acceso: La sociedad y el acceso a la información

¿Qué límites y normas han de regir el acceso a la información, a las autopistas de la información, a Internet, y al mundo de la realidad virtual? ¿Cómo legislar y regular las formas de acceso y de uso, a fin de que Internet y el resto de las tecnologías de la información supongan la entrada en un mundo más humano? Esta es la cuestión del “Access”, de la regulación de acceso y uso de Internet.

El debate sobre la cuestión de la centralización y descentralización se centra en cómo estructuran los ordenadores el ambiente dentro del cual se toman las decisiones; los ordenadores, no obstante, son instrumentos poderosos para muchos otros propósitos. Pueden utilizarse en el campo de la educación, los negocios, la medicina, el gobierno, la fabricación, la comunicación, la vigilancia, etc.

En el fondo, los ordenadores son un recurso para lograr las metas de una organización o de un individuo. De allí surge la cuestión de quiénes tienen (o deberían tener) acceso a este recurso poderoso. ¿Cómo se debería distribuir este recurso en nuestra sociedad? ¿Y en el mundo?

Vivimos en una sociedad en la que debemos competir por muchas de las cosas que necesitamos y deseamos.

El acceso de los niños a Internet

A título de ejemplo quisiera hacer del acceso de los niños a Internet una cuestión de Ética. La responsabilidad del acceso de los niños a Internet es de hecho un asunto de Ética; que la irresponsabilidad en el acceso cuando hay niños implicados puede tener efectos cognitivos y de desarrollo.

Huitema afirma que “algunos niños pueden tener acceso a los ordenadores de sus padres, a sus conexiones de red. Pero sobre todo, no se puede evitar conectar colegios y academias a esta nueva fuente del saber. Los servicios de educación norteamericanos, que quieren precisamente proporcionar el acceso a la red a todos los alumnos, desde primaria hasta la universidad, han tenido que atacar este problema.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: